Natalia Bravo

Tu mejor versión comunicación

Talleres de habilidades blandas para jóvenes

“LA FELICIDAD SE ALCANZA CUANDO LO QUE UNO PIENSA, LO QUE UNO DICE Y LO QUE UNO HACE ESTÁN EN ARMONÍA” GANDHI

Las habilidades blandas se definen como la capacidad y habilidad de un individuo para adaptarse a circunstancias cambiantes. En resumen, abarcan habilidades no curriculares basadas en las emociones que generalmente no son mensurables.

¿Qué son y en qué consisten las habilidades blandas?

Se trata de un conjunto de destrezas que nos permiten desempeñarnos mejor en las relaciones laborales y sociales. Así, a diferencia de las habilidades duras o cognitivas, relacionadas con un conocimiento técnico y específico, y con el coeficiente intelectual, las habilidades blandas son habilidades socioemocionales.

Tienen relación con rasgos de personalidad, con aptitudes, con actitudes y con valores, y nos permiten una mejor comunicación y relación con los demás según ámbitos concretos.

En este sentido, quienes aprenden y desarrollan habilidades blandas son personas:

  • Flexibles.
  • Capaces de trabajar en equipo y con espíritu colaborativo.
  • Con capacidad de liderazgo.
  • Con capacidad de pensamiento crítico, analítico y reflexivo.
  • Perseverantes.
  • Proactivas, capaces de aportar soluciones y opciones a los problemas.
  • Responsables y comprometidas.
  • Creativas, curiosas y orientadas hacia la innovación.
  • Con capacidad de resiliencia, para aprender y ver el lado positivo de situaciones difíciles y complicadas.
  • Empáticas.
  • Que se adaptan rápidamente a los cambios.
  • Que poseen buena comunicación, diálogo y fluidez verbal.
  • Autónomas.
  • Motivadas.

Las habilidades blandas son importantes porque permiten a los estudiantes adaptarse a las frustraciones y desafíos que encontrarán en su vida adulta, así como a las demandas del trabajo. El dominio de las habilidades sociales ayuda a los estudiantes a aprender, vivir y trabajar mejor.

¿Qué tipos de soft skills existen?

A diferencia de los conocimientos técnicos, útiles para la realización de acciones específicas, estas destrezas son aplicables a cualquier área. Podemos destacar las siguientes:

  • Capacidad resolutiva, creatividad, innovación y adaptabilidad.
  • Pensamiento crítico y analítico y capacidad de reflexión.
  • Gestión de personas, negociación, capacidad de diálogo y habilidades comunicativas y organizativas.
  • Predisposición para el trabajo en grupo, colaboración y apoyo a los compañeros.
  • Inteligencia emocional, habilidades sociales, control de las emociones, capacidad de trabajar bajo presión, integridad, respeto, tolerancia, mentalidad abierta, flexibilidad, sentido del humor, optimismo y empatía.
  • Formación continua y cultura general.
  • Motivación, iniciativa, perseverancia, curiosidad e interés.
  • Autonomía, autoconocimiento, responsabilidad, gestión del tiempo y sentido común.
  • Valores y ética.
  • Lenguaje gestual, corporal y no verbal.

¿Por qué son tan importantes?

En su intervención en el World Economic Forum de 2018, el fundador de Alibaba, Jack Ma, alertaba de que la educación ya no se puede centrar en los contenidos, sino en otro tipo de aspectos en los que las máquinas nunca podrían sustituirnos. Ellas son más inteligentes, por lo que, en su opinión, debemos enseñar precisamente lo que nos hace distintos, aquello en lo que nunca serán capaces de alcanzarnos.

Los valores, la confianza, el pensamiento independiente, el trabajo en equipo y cuidado de los demás son aspectos fundamentales para él. Por eso apuesta por incentivar los deportes, la música, la pintura y, en definitiva, todas las artes, disciplinas esenciales para garantizar que los humanos sigamos diferenciándonos de los robots.

Hoy en día, se hace evidente la diferencia entre los conocimientos adquiridos en clase y las competencias reales necesarias para poder funcionar en un puesto de trabajo. Tal y como reflexionan los expertos de la consultora ManpowerGroup Tomas Chamorro-Premuzic y Becky Frankiewicz en un artículo para la revista Harvard Business Review, los títulos están perdiendo su valor frente a las habilidades concretas y la facilidad de adquisición de las mismas a lo largo de la vida.

En lugar de apreciar una serie de conceptos estudiados, estos expertos en recursos humanos mantienen que las empresas buscan lo que se denomina ‘soft skills’ (también conocidas como habilidades blandas o interpersonales), es decir, cualidades como la escucha activa, la creatividad, la capacidad de aprendizaje, el trabajo en equipo o la resiliencia, entre muchas otras. Y estas son cosas que no se aprenden en un curso teórico. En cambio, se pueden entrenar a lo largo de toda la vida mediante metodologías activas que, a través de la experiencia, provoquen en el alumnado una reflexión sobre sus propios talentos y habilidades.

De hecho, ya en 2017, la OCDE realizaba la siguiente recomendación a España en su informe titulado ‘Getting Skills Right: Spain’: “ampliar la financiación basada en el rendimiento en la enseñanza superior a fin de promover una respuesta más firme de las instituciones de formación a las necesidades del mercado laboral. Esto debería mejorar la adecuación de las cualificaciones de los graduados”. Además, recomienda que se incentive el estudio vocacional, bien mediante la Universidad o a través de la Formación Profesional. También que la orientación laboral comience desde la Enseñanza Secundaria, poniendo al alcance de todas las implicadas informaciones actualizadas sobre las habilidades necesarias que se deben trabajar.

¿Cómo potenciar las habilidades no cognitivas o socioafectivas?

  • Promover en los alumnos el trabajo en equipo y la colaboración.
  • Fomentar el diálogo, el debate, la discusión y la negociación como forma de encontrar soluciones a los problemas y situaciones.
  • Proponer retos que supongan la búsqueda de soluciones y la evaluación de opciones, alternativas y consecuencias.
  • Fomentar la búsqueda y la evaluación de información y fuentes para aprender sobre un tema.
  • Trasladar al ámbito del aula y trabajar con ellas situaciones y problemas de la vida real.
  • Desarrollar la inteligencia emocional de los alumnos para que gestionen sus sentimientos. Trabajar sobre sus preocupaciones, miedos y necesidades propias.
  • Hacer uso de los conflictos que surjan en el aula para trabajar la empatía y la diversidad de opiniones y de situaciones.

Las habilidades blandas son herramientas útiles que fortalecen nuestra capacidad de interrelación y comunicación con los demás en entornos diversos.

Habilidades comunicativas

Dentro de estas soft skills encontramos las habilidades comunicativas. Es en este tipo de habilidades en las que me centro yo, en la COMUNICACIÓN y todo lo que hace posible que aprendamos a comunicar mejor con nosotros mismos y con los demás.

Las habilidades comunicativas son aquellas capacidades que sirven para comunicarnos con los demás y con nosotros mismos. Por ejemplo, la capacidad de escuchar, de empatizar, de comprender el mensaje del otro, de hablar, de argumentar, de transmitir, de leer, de escribir…

Es importante desarrollar las habilidades comunicativas para poder expresar de forma efectiva lo que pensamos, sentimos y queremos. Todos sentimos la necesidad de interactuar con otros seres humanos y lo hacemos constantemente en todos los ámbitos de nuestra vida. Sin la comunicación, no estaríamos en el nivel de desarrollo en el que nos encontramos. Una buena o mala comunicación puede desarrollar efectos positivos o negativos en nuestras relaciones.

La comunicación constituye un pilar fundamental en nuestra vida social y es un poderoso instrumento de cambio.

Adquirir habilidades de comunicación significa manejar mejores prácticas de construcción de relaciones, más productividad y menos estrés. Tener una buena comunicación es la única forma en que los estudiantes pueden trabajar juntos para producir soluciones efectivas a los problemas y desafíos que enfrentamos. Y lo mismo se aplica en el lugar de trabajo.

Es tan necesaria una formación en habilidades duras, identificadas con un conocimiento curricular y académico específico, como una formación en habilidades blandas. Es decir, es también fundamental una formación en habilidades que favorezcan la empleabilidad y sirvan para la vida cotidiana en general.

Es importante que desde edades tempranas se fomente el desarrollo de destrezas socioafectivas o no cognitivas, ya que estas habilidades ayudan a las personas a tener una predisposición positiva para resolver problemas que surjan y, con ello, tener una mayor capacidad de adaptación. Porque son habilidades que nos permiten aprender de los errores a partir de una mejor gestión de las emociones y frustraciones.

Mi propuesta

Lo que yo te propongo son talleres regulares o sesiones de soft skills centradas en las habilidades comunicativas: asertividad, empatía, escucha, hablar en público, improvisación, creatividad expresiva, gestión del estrés, monitoreo de las emociones…

En estos talleres, propongo diversas actividades prácticas para trabajar las dos inteligencias indispensables para el desarrollo de las habilidades sociales:

  • Inteligencia Intrapersonal: Te ayudo a conocerte mejor (autoconocimiento), a potenciar tu imagen (autoestima) y a identificar y gestionar tus emociones (la vergüenza, el miedo, las inseguridades, etc.).
  • Inteligencia Interpersonal: Te ayudo a entender a los demás y saber cómo relacionarte con ellos de forma adecuada. En este apartado tratamos la empatía, la comunicación verbal y no verbal, los hilos conversacionales, los estilos de comunicación, etc.

OBJETIVOS

  • Perder la timidez y el miedo a hablar con los demás y a hablar en público.
  • Aprender a controlar los nervios y decir exactamente lo que se quiere decir.
  • Mejorar las habilidades comunicativas y conseguir interesar, convencer.
  • Controlar la impresión que se causa en los demás.
  • Mostrar la valía personal.
  • Adquirir seguridad y confianza para dirigirse a un profesor, a un superior o a una audiencia, de forma clara, amena y convincente, con respeto y educación.
  • Facilitar el conocimiento de uno mismo, así como de puntos fuertes y débiles.
  • Desarrollar una actitud de auto-aceptación.
  • Conocer las propias emociones y las de los demás para ser capaces de ponerse en el lugar del otro.
  • Conseguir una buena comunicación verbal y no verbal (postura, mirada, tono de voz, gestos).
  • Comunicarse con un estilo asertivo (sin agredir ni sin someterse a la voluntad de otras personas, sino manifestando tus convicciones y defiendo tus derechos).
  • Aprender las herramientas básicas para iniciar conversaciones, mantener y finalizar conversaciones (respeto de turnos y escucha activa).
  • Vencer la ansiedad a la aproximación (cómo iniciamos una conversación con una persona o grupo).
  • Incrementa su fluidez verbal.
  • Fomenta su relación y el interés por el otro
  • Desarrolla la empatía y el respeto mutuo.
  • Fomenta el juego cooperativo, acción y atención conjunta, en detrimento del individual y/o competitivo.


*Los objetivos variarán en función de las necesidades reales y edad de cada grupo.

DIRIGIDO A

Estudiantes de ESO, Ciclos Formativos, Bachillerato y universitarios con estas características:

  • Personas tímidas o introvertidas.
  • Personas que les cuesta hablar en público.
  • Personas que les cuesta hablar con desconocidos (les cuesta conocer gente nueva).
  • Personas que les cuesta encontrar temas de conversación.
  • Personas que quieran mejorar sus habilidades comunicativas en el trabajo, estudios, en su vida cotidiana.  

METODOLOGÍA

La metodología utilizada implica la participación activa de los participantes a lo largo de toda la sesión. En cada sesión siempre hay una primera parte de calentamiento/motivación a través de dinámicas o técnicas participativas que contribuyen a construir un clima de confianza y respeto, estimulan la atención y generan una disposición a participar.

En todas las sesiones, el desarrollo del tema es dinámico, activo y participativo porque las habilidades para la vida no se aprenden solo en la pizarra o leyendo, se aprenden practicando, por ello el diseño de las sesiones implica técnicas participativas orientadas a la formación y desarrollo de las habilidades para la vida.

El reforzamiento de los temas trabajados se da a través de actividades grupales e individuales, dinámicas de grupos, dramatizaciones o simulaciones de escenas cotidianas, juegos, ejercicios y análisis y reflexión de lo hecho.

Las dinámicas, juegos y actividades que se realizan en este taller encaminados a conseguir los objetivos arriba propuestos, se nutren de las Artes Escénicas, el Arte, la música, el deporte, la Expresión Corporal, las dinámicas de grupos…

Estos talleres se adaptan en duración y número de sesiones según necesidades. En horario lectivo, como actividad complementaria extracurricular, o como extraescolar.

¿Quieres más información? Rellena este formulario o escríbeme a hablemos@nataliabravo.es

    VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL

    Abrir chat