12 de enero de 2022

Siempre en gerundio

Me está costando publicar en redes sociales, necesito pensar donde está la diferencia entre la exposición, la promoción, la simple palabrería, el decir por decir, el postureo… y la verdad, no sé si sirve para algo. Todos hablamos y hablamos sobre lo que hay que hacer, sabemos las fórmulas de muchas cosas pero supongo que será como creo que dijo Tolstoi, que es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno de ellos.

Llevo más de un año que no sé exactamente a lo que me dedico. Tengo que mirar mi alta en actividades económicas para recordar que es a cosas del espectáculo y a la formación y también miro mis redes sociales para ver todas las cosas que he ido haciendo en años pasados.

Es decir, me dedico al mundo de la cultura y lo digo con la boca pequeña porque la cultura me parece una palabra muy grande y respetable y yo soy muy pequeña. En este saco tan ambiguo y utilizado como es la cultura, yo estoy gratamente en lo más bajo y teniendo la suerte de hacer cosas importantes; de formar parte de proyectos como este, el más bonito, transparente, honesto y sincero. Este en el que yo acompañaba de vez en cuando a estas dos arqueólogas de verdad, de las que escavan y sacan la Historia a la luz y no se dedican a los despachos. Un proyecto en el que unas arqueólogas y unos actores dábamos vida a la historia para que fuera entendida por todos.

Arqueólogas emprendedoras y todo un ejemplo de empresa cultural y utilizo la palabra empresa al estilo del Quijote porque es así como se lleva una empresa cultural, como un loco que se enfrenta a todo y más allá de rentabilidades (que son importantes) trabaja por AMOR a aquello a lo que se dedica. Amor como concepto supremo y elevado, profundo y no de postureo.

Este proyecto ya no existe, este en concreto porque ellas sí seguirán. Al final la cultura no importa si no hay intereses girando alrededor y solo importa si sirve para otros fines y no los meramente culturales… Me ha costado expresarlo porque estoy triste y no sé si sirve de algo decirlo y lo digo desde la libertad de no querer enseñar ninguna lección, lo digo porque el amor hay que expresarlo y lo digo para recordarme a mí misma que seguiré amando, haciendo, luchando… así, siempre en gerundio…

SHARE:
teatro 0 Replies to “Siempre en gerundio”
Admin
Natalia Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *