8 de septiembre de 2021

¿Por qué no oratoria para los más peques y jóvenes de la casa?

La pereza es hoy en día como una gran cadena pesada que te ata a un extremo del conformismo, la pereza y el conformismo van juntas, y esto nos lleva a la negligencia, por tanto es muy importante vencer la pereza, pero desde raíz. Dentro del campo de la oratoria, dejar la pereza debe ser la mejor y mayor acción que uno debe tomar. El orador sabe muy bien que para lograr el éxito personal profesional debe pagar el precio, dejar los malos hábitos y levantarse. Hablar en Público requiere de personas comprometidas consigo mismas, pero nos da pereza cuando al aprender a hablar desarrollas tu personalidad, aumentas considerablemente tu conocimiento y tu mente se expande. Hablar en público es para personas comprometidas, aquellas que fueron capaces de renunciar a sus malos hábitos, a sus vicios, y que fueron aún más capaces de aprender de sus errores. El lograrlo depende de tomar acción, porque sin acción es difícil obtener algo. Hasta cuando tienes hambre, te levantas, buscas algo para comer y lo tomas. En toda labor siempre hay acción.

Pero está claro que de mayores nos da pereza y preferimos adquirir herramientas más rápidas de aprender o en las que no se note que llevamos hablando toda la vida pero en realidad nos cuesta… así que ¿por qué no hacer que los peques, nuestros hijos adolescentes dediquen un poquito de su tiempo a experimentar qué es esto de hablar bien? Y cuando digo bien me refiero a hablar correctamente y a hablar para y por algo, no hablar por hablar.

Hoy en día, prepararse en el área de la oratoria es fundamental para el éxito y la buena reputación profesional. Cada vez se tiene más en cuenta por el valor que aporta a la hora de unir equipos e inspirar y transmitir los valores corporativos. Expresar correctamente las ideas, transmitir confianza y entusiasmo, persuadir e influir a los demás tiene mucho más valor que los conocimientos. Son los pilares de un liderazgo efectivo y exitoso, basado en el prestigio, la influencia y la habilidad para motivar a los demás.

Además, nuestra forma de expresarnos determinará cómo nos juzgan y valoran nuestros colegas y superiores. Dominar el arte de la oratoria puede abrirnos oportunidades profesionales y mejoras, permitiéndonos destacar en reuniones y eventos y avanzar en nuestra carrera.

Pero, pese a la importancia fundamental de estas habilidades, y aunque cada vez más colegios contemplan la formación en oratoria como una habilidad básica para el futuro del alumnado, lo cierto es que el arte de hablar en público es una asignatura pendiente en la gran mayoría de los centros educativos de nuestro país, lo que deriva en que para la mayoría de personas hablar en público supone un auténtico mal trago.

¿Por qué no Oratoria como actividad extraescolar? Mi formación está basada en un enfoque competencial, orientada no solo a la adquisición de conocimiento sino la utilización práctica de estas herramientas; comenzando por la pérdida del miedo a hablar en público, aumentar la confianza y autoestima y avanzando hacia el control de la comunicación no verbal, argumentación, comunicación emocional…

Beneficios del manejo de la oratoria

Más autoconfianza y seguridad. Superar los miedos e inseguridades que nos provoca hablar en público hace crecer la confianza en uno mismo. Nos demuestra, además, que podemos enfrentarnos a nuestros miedos y vencerlos. Y, a medida que notemos esta mejora, la seguridad aumentará y también la satisfacción personal.

Mejores habilidades comunicativas y lingüísticas. La oratoria nos hará más eficaces a la hora de dominar los tiempos, las pausas, la entonación, el ritmo, la articulación… Elaboraremos un discurso eficaz, con un vocabulario rico y fluido, sin coletillas ni lugares comunes. Esto nos permitirá también improvisar y hacer frente a cualquier situación en la que se nos solicite hablar en público, controlando el estrés y manteniendo la calma.

Potencia el razonamiento deductivo. La oratoria nos obliga a partir de una premisa y avanzar hacia una conclusión. Es un tipo de razonamiento muy útil tanto en la vida personal como en la profesional. Además, va acompañado del pensamiento crítico, que nos permite construir un discurso eficaz que persuada a nuestra audiencia.

Desarrolla el liderazgo. Dominar la oratoria nos permitirá no solo transmitir nuestras propias ideas, también las de los demás. Hacerlo de forma fluida y clara y conseguir persuadir a la audiencia es una de las habilidades claves del liderazgo, vital para impulsar el cambio. Asimismo, defender nuestras ideas ante una audiencia de muchas personas ya provoca un cambio en sí y nos facilitará implementar más.

MÁS VENTAJAS DE HABLAR EN PÚBLICO AQUÍ

¿Quieres más información sobre talleres, cursos, sesiones individuales? ¡Háblame! hablemos@nataliabravo.es

SHARE:
comunicación, hablar en público, ORATORIA 0 Replies to “¿Por qué no oratoria para los más peques y jóvenes de la casa?”
Admin
Natalia Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *