30 de enero de 2022

Obra de teatro infantil: La constelación del gato

Obra de teatro con narrador

Personajes:

Mufi: gato rubio

Lola: gata morena

Cuentacuentos

Cuentacuentos

Mufi era un gatito rubio atigrado que tenía cientos de hermanos de cientos de colores diferentes, marrones, negros, blancos, amarillos, marrones con rayas negras, negros con rayas blancas, blancos con rayas marrones… y así hasta cientos. Mufi era un gatito muy tranquilo y pacífico.

Lola era una gatita gris atigrada con los ojos verdes más brillantes del mundo. Una gatita valiente y muy alegre que vivía sola con su mamá y como su mamá se pasaba horas trabajando fuera de casa, Lola pasaba muchas horas ella solita por el campo.

Un día que iba Lola paseando por el campo en busca de aventuras se encontró con Mufi que estaba mirando al cielo y pasó esto:

Lola

¡Hola!

Mufi

(No contesta. Está embelesado mirando el cielo)

Lola

¡¡Hola!! Yo me llamo Lola. ¿Qué haces? ¡¡¡HOLA!!!

Mufi

¡Ay! ¡Qué susto! ¿Quién eres tú?

Lola

Ya te lo he dicho… soy Lola ¿Qué haces?

Mufi

Mira cuantos pájaros. Mira como vuelan ¡a mí me gustaría volar!

Lola

¡A mí también! ¡Sabía que me ibas a caer bien!

Mufi

¿Y tú como vuelas?

Lola

Yo me subo siempre a los lugares más altos, cierro los ojos, siento el viento en mi cara y vuelo… con la imaginación, ¡claro!

Mufi

¡Yo también! Yo me subo a los árboles más altos y a los tejados y ¿sabes lo que hago? Miro al horizonte, luego al cielo, después al suelo y de nuevo al horizonte y allá que salto! Durante los segundos que tardan mis patas en llegar al suelo, me imagino que vuelo y soy tan feliz!

Pero yo me subo a sitios más bajitos…

Lola

¡Yo también quiero!

Los dos juntos

Miro al horizonte, luego al cielo, después al suelo y de nuevo al horizonte y allá que salto!

Cuentacuentos

¡Qué feliz eran Mufi y Lola cuando estaban cerca del cielo!

Cuando Mufi y Lola crecieron y sus patas eran ya robustas y fuertes, subían juntos a los tejados en busca de aventuras. Los dos querían subir a los puntos más altos para… ¿sabéis para qué? ¡Para volar! 

Pasó el tiempo y Mufi se convirtió en un gran gato rubio, apuesto, fuerte y muy sabio. Lola se convirtió en una gata gris perla súper inteligente y mucho más valiente que cuando era pequeñita. Un gato sabio y una gata súper inteligente gracias a todas las horas que pasaron mirando al cielo y deseando estar cerca de él. Mirando el cielo aprendieron muchísimas cosas. 

Aprendieron que el cielo no es solo azul durante el día, gris cuando va a llover o negro cuando es de noche; sino que tiene un montón de colores maravillosos: los naranjas del amanecer, el rosado rojizo del atardecer, el rojo morado cuando el sol se esconde tras las montañas, el azul y blanco cuando hay muchas nubes o el negro con puntitos brillantes en las noche de verano que tanto le gustaba!

Mufi y Lola entendieron mirando al cielo que el mundo en el que vivimos es bello y que, por esta misma razón, no merece la pena estar enfadados y tristes.

Un día en el que Mufi y Lola paseaban por el campo, vieron un antiguo poste de la luz, uno de esos postes de madera altísimos.

Lola

¡Mira que palo tan alto Mufi!

Mufi

Guau! … digo, miauuuuu es altísimo!

Lola

¿Estás pensando lo mismo que yo?

Mufi

¡Sí! Los humanos siempre tan empeñados en llenar el campo de cosas inservibles y feas

Lola

¡No, eso no! Bueno, también pero me refería a que mira que palo tan alto, seguro que si subimos podremos tocar el cielo.

Mufi

¡Es verdad! ¡Vamos a subir!

Cuentacuentos

Subieron y subieron y cuanto más alto, más cerca del cielo estaban y más felices se sentían. Cuando llegaron a la parte más alta…

Los dos juntos

Miro al horizonte, después al cielo, luego al suelo…

Lola

¡Estamos muy altos!

Mufi

¡Será imposible llegar al suelo!

Lola

¡Claro que podremos llegar! ¡Casi podemos tocar el cielo!

Mufi

Pues ese es el problema, que casi podemos tocar el cielo, estamos muy altos… pero ¡es tan bonito el cielo!

Lola

Tengo frio…

Mufi

Sí, yo también… y se está haciendo de noche…

(Tiritan los dos)

Cuentacuentos

En este momento, la estrella más brillante que apareció esa noche, vio a Mufi y Lola y sintió tanto las ganas que tenían de estar más cerca del cielo, que los cogió del pescuezo como hacen las mamás gatas con sus bebés y colocó a Mufi y a Lola junto a ella.

Un gato tan fuerte y apuesto como era Mufi y una gata como Lola con los ojos verdes más brillantes del universo, solo podían convertirse en una brillante y gran constelación formada por cientos de estrellas: la Constelación del Gato, que brilla todas las noches y que solo es vista por aquellos gatos y personas que ven el cielo de muchos colores.

Y si en este mundo no hubiese tanta contaminación, podríamos ver las dos estrellas más brillantes de La constelación del gato, Mufi y Lola que nos saludan.

SHARE:
comunicación 0 Replies to “Obra de teatro infantil: La constelación del gato”
Admin
Natalia Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *