Natalia Bravo

Tu mejor versión comunicación

MUTIS. Monólogo teatral

Si mis canas y mis arrugas perteneciesen a un hombre, mi voz sería la de un sabio; pero son mías,
las de una mujer madura que se atreve a hablar alto y será tomada por una loca a quien ya se le
pasó su tiempo…
MUTIS


Una mujer se encuentra en el jardín de su casa ensayando distintas formas de pronunciar unas
palabras. Está nerviosa y la soledad y el silencio de la noche la inquietan demasiado; tanto, que
escucha sonidos posiblemente donde no los hay, intuyendo que son malos augurios. En pocas horas
dará un discurso de protesta ante una decisión política que cree es una injusticia contra ella y otras
muchas mujeres.

Es una mujer madura y los años y todo lo vivido pesan demasiado, aun más cuando las decisiones
políticas tienen consecuencias directas sobre ella y la vida de los suyos.

Perfectamente podría ser una mujer del siglo XXI que, ante la responsabilidad de lo que está a punto de hacer, se bloquea por los nervios; y el temor y la soledad solo le provocan inseguridades que la hacen dudar de sus
propias capacidades… pero en realidad vivió en la Roma del siglo I AC.

Ya asesinado Julio César, desde hacía años la ciudad era sacudida por conflictos políticos, guerras
civiles, demasiadas muertes… la cabeza de Ciceron había sido colgada por acometer con sus
palabras en el Foro; ese mismo foro donde ella, en pocas horas, pronunciará un discurso ante los
hombres más importantes de Roma.

El espacio público solo pertenecía a los hombres. Las mujeres no podían hablar en público, no solo
porque lo tenían prohibido, sobre todo; porque atentaba contra su reputación y pudor.

La reputación de una mujer se quiebra muy fácilmente cuando no se somete a la costumbre… Una
mujer madura quiere ahora cambiar las reglas del juego. Borracha y fea son las mínimas
acusaciones que me esperan y no por el contenido de mi discurso; simplemente por hablar…
MUTIS

El lugar de la mujer no era la política; era la familia, el cuidado, la educación de los hijos, la
conservación de la norma y de los principios morales desde la intimidad del hogar; desde el silencio
y no desde la palabra en voz alta.

¿Tengo que temer? Lo que me ha quedado claro después de todo lo vivido es que el silencio no me
protege
. MUTIS

Después de recordar las lecciones de su padre (uno de los más famosos oradores de Roma) sobre
oratoria y retórica, de acordarse de aquellas ocasiones en las que tuvo que callar porque no está bien
que una mujer exprese amor, dolor, ira… de creer ver una hija que ya no está; desaparecen los malos
augurios y se da cuenta de que es más fuerte de lo que pensaba.

Mañana enfureceremos a esos hombres importantes no acostumbrados a que las mujeres los
desafíen y cuestionen en público; ellos que tienen hombres a su cargo que aceptan sus mandatos
sin rechistar y combaten por ellos en las legiones…
MUTIS

MUTIS es un monólogo intimista en el que una mujer-autora y personaje- habla desde la más pura
emoción y aprovecha la Historia para que nos demos cuenta de la importancia de encontrar nuestra
propia voz como mujeres y como ciudadanas. De que no solo somos parte de las historias
cotidianas; también de la gran Historia.

Duración: 55 minuto

Abrir chat