Natalia Bravo

Tu mejor versión comunicación

Más presencia y menos miedo escénico

Trabajando la presencia escénica

La presencia es una cualidad que viene de creer y confiar en ti, en tus sentimientos auténticos y sinceros, en tus valores y tus aptitudes. – Amy Cuddy

Tener presencia significa en el argot teatral saber cautivar la atención del público e imponerse; también es estar dotado de un ‘no sé qué‘ que provoca inmediatamente la identificación del espectador, creando en él la sensación de vivir en otro lugar y en un eterno presente (PAVIS, Patrice. Diccionario del teatro)

Cuando ejercemos nuestro poder personal, adquirimos presencia, entendida como la capacidad de expresar los propios pensamientos, sentimientos, valor y potencial de manera que resuenen y conecten con los demás.

Para conseguirlo y como dice Amy Cuddy, reconocida psicóloga social y profesora de Harvard, no es necesario experimentar una epifanía espiritual o esforzarse por alcanzar una profunda transformación interior; se trata de dejar atrás las aprensiones y estar psicológicamente presentes.

Por otra parte, la presencia escénica es la capacidad actoral de estar vivo, presente, enfocado y en conexión con el público. Esa capacidad de brillar en el escenario, de construir una comunicación con el público por medio del personaje; es lo que trabajamos en este taller con el fin de empoderarnos.

Entendemos el empoderamiento como un proceso relacional, que tiene que ver con ganar poder; un proceso de cambio, de expansión de las capacidades y oportunidades de la gente para vivir la vida que cada cual considere valiosa.

De esta forma, utilizamos el Teatro y el aprendizaje de las técnicas de dramatización y formación de actores para favorecer el empoderamiento y la promoción de las personas; mientras ponemos en valor capacidades de expresión, autoconocimiento y desarrollo de habilidades comunicativas de una forma amena y divertida.

El empoderamiento es un asunto relacional en cuanto a que las personas nos empoderamos siempre en relación a otra persona/grupo social respecto de los cuales estamos desempoderadas, pues restringe nuestra capacidad de ser y hacer según nuestra propia voluntad. Así que, tratar el empoderamiento incluye el cuestionamiento de las relaciones de poder y su sustitución por un conjunto de arreglos más equitativos.

En este taller, por tanto, incorporamos a cada sesión la reflexión desde una perspectiva sociológica y una serie de ejercicios y técnicas que provienen del Teatro del Oprimido.

La actividad teatral se convierte en un instrumento significativo para la comprensión y la búsqueda de soluciones a problemas sociales, favorecer el dialogo, crear un ambiente adecuado para encontrar individualmente y en grupo alternativas o posibles soluciones a los problemas sociales vividos: violencia de género, bullying, acoso…

En este taller trabajamos el empoderamiento como forma de promover la independencia, libertad, la limpieza de prejuicios,   el   cuestionamiento   de tabúes y la búsqueda de una crítica que ayude a las personas a ser más dueñas de si mismas y librarse del miedo que nos provoca lo desconocido.

Trabajamos también con una herramienta fantástica: la improvisación, donde el juego y el humor actúan como motores.

El match de improvisación, además de favorecer el trabajo en equipo, permite tratar un tema en concreto, jugar con él y verlo desde las diferentes ramas teatrales: drama, comedia, absurdo… Además, activa la disposición del inconsciente al hacer de todo un juego, evitando con ello la racionalización verbal a la que tan acostumbrados estamos, amplificando otros sistemas de comunicación normalmente anulados por el contexto por donde nos movemos.

Objetivos

  • Trabajar la autoestima y la autorreflexión para mejorar de forma individual y grupal a través del juego teatral.
  • Descubrir las peculiaridades expresivas propias y de las compañeras y compañeros y aprender a valorarme y a valorarlas.
  • Despertar el cuerpo y la voz para ser usados como instrumento expresivo.
  • Potenciar el trabajo en grupo con armonía, creatividad y responsabilidad.
  • Fomentar el respeto, la tolerancia y la resolución de problemas.
  • Mejorar las formas de interrelación y las habilidades sociales.
  • Desinhibir y resolver problemas de timidez y de baja autoestima.
  • Aumentar el control de las emociones, regulando lamanifestación de los sentimientos.
  • Trabajar en un ambiente de diversión, creatividad y juego.
  • Potenciar la presencia en el entorno y la imaginación como máquina del cambio y de alternativas a la realidad vigente a través del teatro.
  • Descubrir distintos métodos de interpretación.
  • Entender la dinámica de las improvisaciones.
  • Conocer el arte de la narración oral. Trabajar cuestiones básicas como la dicción, el ritmo, el tiempo…
  • Comprender la estructura de toda acción dramática.
  • Visibilizar las capacidades expresivas de cada persona.

Fomentar el ‘tú puedes hacerlo’, tú puedes enfrentarte a tus miedos, explicarlos, darles creatividad, forma y liberar aquello que el inconsciente tapa por miedo, por tabú, por herida de vida y hacerlo de forma escénica.

Metedología

Todas las clases constarán de:

Calentamiento

  • Autodescubrimiento y conexión con el propio cuerpo y el entorno. Expresión corporal como forma de conectar con una/uno misma y con el entorno.
  • La relajación como base para crear. Autocuidado y autorespeto para crear las bases del respeto de los otros hacia mi cuerpo y mi espacio.
  • Caldeamiento psicofísico (ejercicios preparatorios previos a la acción dramática)
  • Movimiento: el cuerpo en alerta y dispuesto al trabajo
  • Ejercicios de voz: conexión con la voz de cada una/uno y la fuerza de la expresión: Yo existo y ocupo mi lugar en el mundo, por tanto me expreso.
  • Técnicas de atención y escucha.

Prácticas teatrales

En cada sesión, esta parte será la más importante en cuanto a tiempo destinado. El objetivo es desarrollar conceptos como composición, cuerpo, vocalización y habla escénica, dramaturgia, improvisación, narración oral, creación de personajes y realizar un pequeño montaje colectivo con el material creado a lo largo del taller.

Conocimiento de las capacidades expresivas de nuestro cuerpo Juegos de concentración, relajación y escucha.

Expresión oral: ejercicios de articulación, proyección y dicción. Expresión corporal

Dinámicas grupales creativas. Entrenamiento de la presencia actoral Creatividad expresiva

Improvisación

Trabajar la autenticidad del alumno/actor desde la improvisación como primer acercamiento a la búsqueda de la verdad y del juego. Desarrollaremos personajes inmediatos y auténticos, la improvisación permite ejercitar y estimular la imaginación, basando el trabajo en la búsqueda de la verdad.

Construcción de personajes

Practicarán la construcción y la creación de los personajes en escena: los objetivos de cada personaje, su estado emocional, desarrollo de un trabajo sensorial concreto, el pensamiento interno como hilo conductor, las acciones físicas, sus conflictos,

circunstancias y transiciones.

Creación de nuestros propios monólogos

A modo de ejercicio final, cada participante creará e interpretará su propio monólogo relacionado con los temas tratados a lo largo del taller.

A quién va dirigido

Dirigido a mujeres y hombres con o sin experiencia previa que quieran vivir la experiencia del teatro y la interpretación desde un punto de vista social y quieran adrentarse con éxito a los desafíos cotidianos: una entrevista de trabajo, una conversación difícil, una charla en público, una cita, una actuación… recurriendo a nuestro mejor aliado: el cuerpo.

Abrir chat