Natalia Bravo

Tu mejor versión comunicación

12 de agosto de 2021

Como hablar cómodamente frente a la cámara

Hablar con una persona es una cosa, pero hablar mientras la cámara está grabando es completamente diferente ¿verdad? No. No es diferente. ¡Solo es diferente en tu mente!

Mucha gente cree que esto de hablar en público o frente la cámara es fácil pero cuando escuchan que se está grabando, su miedo se dispara. De repente, se ponen tensos y sus movimientos naturales desaparecen. ¿A qué tememos? Puede que temamos a que cualquier pequeño error sea capturado para siempre, detestamos vernos, escucharnos…

Incluso cuando se puede eliminar la grabación e intentarlo de nuevo, es como enfrentarse a otro desafío. Cuando se habla en cámara, no hay una energía en vivo de la que alimentarse. Tienes que llevar suficiente energía al objetivo para compensar la falta de audiencia, lo que puede parecer extraño, porque independientemente de la frecuencia con la que usemos la tecnología, todavía no estamos acostumbrados a hablar con una cámara. Y desafortunadamente, cualquier incomodidad con una lente se traducirá en su discurso.

Afortunadamente, se puede hablar con éxito con la cámara siguiendo unos sencillos consejos… Muchas personas desean la píldora mágica para saber siempre que van a decir las cosas correctas. Hablar es una habilidad que se aprende.

 ¿Cómo puedo hablar cómodamente con mi cámara?

Imagina que el objetivo es un gran amigo. Al mirar a la cámara, debes sentirte como si estuvieras hablando con alguien que conoces. Incluso si te sientes raro al principio, llegará un momento en el que te veas cómodo. ¡Es verdad! Tu lenguaje corporal lo captará y realmente te verás fantástico.

Una palabra: ¡SONRISA! Abrazar a tu audiencia y enfocarse en las personas a las que puede llegar y en el impacto que tendrá en tu espectador es un gran comienzo. Salir de tu propia cabeza y estar presente con esa persona que verá tu video es clave. Mirar directamente a la cámara requiere valor, pero realmente vale la pena. Con el tiempo, puede que incluso te guste.

Ten siempre presente tu objetivo final, la finalidad de este vídeo ¿por qué he querido hacerlo?

La autenticidad es el rey. Aquí llegamos al punto importante. Mi consejo: sé tú mismo, ¡como si estuvieras hablando con naturalidad con un amigo! Si y alo he dicho antes! Encuentra tu propio camino.

Incluso si tu video no resiste la comparación con la última estrella de YouTube en el primer intento, no te preocupes por eso. En lugar de presionarte a ti mismo, tómate el tiempo para mejorar paso a paso. De todos modos, se trata de encontrar la mejor versión de ti mismo; lo que es cierto cuando se mejora tu presencia en el escenario también es válido en el video. Cada comienzo a menudo no es fácil, pero con un poco de experiencia y los consejos adecuados, seguramente encontrarás su propio camino. Una cosa más: ¡la práctica te hace hablar mejor!

Verse bien es clave

Seamos realistas, no todos podemos ser supermodelos o estrellas de Hollywood. Esas personas tienen estilistas, peluqueros y maquilladores para que estén listos para la vista del público. Es posible que no tengamos acceso a ese nivel de ayuda, pero todos podemos hacer algunas cosas básicas para ayudarnos a vernos mejor ante la cámara.

Mantén el contacto visual… con el objetivo.

Cuando hables con la cámara, debes mirar en la dirección del objetivo o directamente en él. Este es el equivalente en cámara de mantener el contacto visual. Querrás hacer las mismas cosas para este paso que si estuvieras hablando en persona: practicar lo que vas a decir, no mirar directamente a sus notas, etc.

Mirar a la cámara hará que parezcas más seguro. Y ayudará a tu audiencia a interactuar con lo que estás diciendo. Sentirán que se lo dices directamente a ellos, no a alguien fuera del marco. El objetivo no te hará daño, así que no temas ser amigable. A veces, la lente de la cámara puede parecer un objeto amenazador que apunta directamente a tu cara. Pero no te preocupes, imagina que el objetivo es un amigo cercano. Está ahí para ayudarte a enviar tus ideas a tu audiencia, sin importar dónde se encuentren. Por lo tanto, relaja los hombros, mira directamente a la lente y sonríe. Puede parecer extraño al principio, pero al dar el salto en tu imaginación de que la lente es alguien con quien estás hablando y no un pedazo de plástico, se verá más atractivo y real.

Dónde buscar

¿Alguna vez ha estado viendo una transmisión de televisión y han sorprendido al presentador mirando la cámara equivocada? A muchos de nosotros nos resulta bastante abrumador mirar directamente a la cámara, pero esta es realmente la mejor opción. Como mínimo, deberías mirar unos tres o cuatro centímetros por encima de él. Para tu audiencia, parecerá que estás mirando directamente a la cámara y ayuda a aliviar ese nerviosismo que sientes al mirar directamente al objetivo.

Habla con una persona, no con una base de fans.

Muchas personalidades famosas de YouTube comienzan sus videos con un alegre «¡Hola chicos!» como si un grupo de 100 o 1000 personas lo estuvieran viendo juntas. La mayoría de las personas ven videos solos, generalmente en un teléfono o tablet. Esto significa que técnicamente estás hablando con una sola persona. Por lo tanto, comenzar un vídeo con un gran movimiento del brazo y un saludo grupal romperá la ilusión de que le estás hablando directamente al espectador. Y el espectador quiere esa conexión. Hablar frente a la cámara como si solo estuvieras hablando con una persona hará que la gente se sienta más comprometida, como si estuviera hablando con ellos como un amigo y no como un extraño en Internet.

Practica, practica, practica (y luego practica un poco más).

Siempre debes planificar lo que vas a decir antes de un evento importante, en cámara o fuera de ella, y luego practicar en voz alta para entrar en tu ritmo.

Algunas personas piensan que debido a que el vídeo se editará más tarde, pueden simplemente «improvisar», pero esto de improvisar es horrible para la posproducción…

Entonces, ¿qué puedes hacer? practicar.

El hábito te ayudará a sentirte más relajado y preparado cuando llegue el momento de grabar, reduciendo la cantidad de tomas necesarias. Practicar de antemano también ayudará a reducir la cantidad de «ehhh» que realices durante tu presentación, lo que hará que suenes más profesional, convincente y conciso.

Finalmente, practicar te ayudará a mantenerte encaminado si te pierdes. Esto solidificará las diferentes partes de tu discurso en tu mente, por lo que si pierdes una un punto, puedes recurrir a lo que has practicado previamente.

Recuerda: no tienes que cambiar tu personalidad.

El hecho de que estés frente a la cámara no significa que tengas que convertirte en un presentador de noticias o en alguna otra personalidad.

Parte de ser un buen orador tiene que ver con comunicarse desde el corazón. Es mejor dejar pasar algo por alto en lugar de intentar ser algo que no eres, incluso si crees que esto último es «lo que la gente quiere ver». No lo es. Lo que le importa a la gente es la conexión, y eso solo se puede lograr cuando llevas tu yo auténtico a la pantalla.

Vístete para el éxito frente a la cámara.

Es posible que tu camisa favorita no sea la mejor para usar en su presentación en cámara. La clave para una buena presentación incluye vestirse de una manera que te haga sentir seguro de ti mismo. Así que elige tu paleta de colores favorita y siéntete libre de agregar cualquier toque personal que te ayude a sentirte audaz y brillante. La confianza es clave.

Habla contigo mismo.

En el coche de camino al trabajo, en la ducha, mientras estás en casa, tal vez incluso en el supermercado si no te importan algunas miradas de la gente, elige un tema y simplemente habla. Cuanto más te acostumbres a oírte a ti mismo hablar, sin interrupciones ni comentarios, más fácil y natural te sentirás cuando llegue el momento de poner en marcha las cámaras.

Uno de mis ejercicios favoritos que hago en mis clases es el proponer temas absurdos para que los alumnos hablen durante dos minutos completos, incluso si es una tontería o es completamente inventado. Por ejemplo, vamos a dar una charla como expertos sobre la influencia de los carriles bici en la formación de nubes cirroestratos… es un juego! Sirve para obligarte a hablar.

Practica. Práctica. Práctica.

Lo sé, no es exactamente ciencia, pero la práctica realmente hace la perfección. Configura tu cámara, obtén la iluminación adecuada y comienza a grabar. Puedes practicar con un guion o simplemente tener una conversación con un amigo o contigo mismo ¡solo habla! Luego mira tu grabación con un ojo amable; no es fácil ser el centro de atención. Busca cosas en las que mejorar, como el lenguaje corporal y la expresión.

Encuentra un espacio familiar.

¡Encontrar un lugar cómodo para grabar puede marcar una gran diferencia! ¿Con qué frecuencia entras en un edificio nuevo y te sientes 100% seguro? ¡Nunca! Así que elige un espacio en el que pases mucho tiempo. Querrás asegurarte de que este espacio tenga la iluminación, la acústica y todas esas cosas buenas, ¡pero no elijas un estudio solo porque tiene lo mejor de todo!

Tener un guion

La preparación de un guion de todo lo que quieres decir te da la oportunidad de asegurarte de poder decir todo lo que quieres decir. Con demasiada frecuencia, cuando las personas intentan improvisar ante la cámara, olvidan un punto crucial o se desvían del tema hasta el punto en que pueden incluso olvidar lo que estaban tratando de transmitir. Incluso una lista con viñetas de la información más importante es mejor que nada. Pero, para las personas que son nuevas en estar frente a la cámara, les recomiendo comenzar con un guion completo y, a medida que se sientan más cómodas con la cámara, podrán descubrir qué funciona mejor.

Ten un plan, pero no un teleprompter. Tener un guion puede ayudarte a organizar tus pensamientos, pero no dejes que esto sea todo tu vídeo. Debes conocer los puntos que deseas abordar, pero no te preocupes por repetir lo mismo cada vez. Si te enfocas en un guion y estropeas incluso una sola palabra, podrías arruinar toda la grabación. No se trata de memorizar, más bien de interiorizar. Diviértete, se natural y deja que las palabras fluyan.

No se trata de ti. Se trata de lo que tienes que decir.

Déjame reventar tu burbuja, no se trata solo de ti. Todos nos sentimos cohibidos por nuestra apariencia, pero las personas que sintonizan quieren escuchar lo que tienes que decir. Su principal preocupación no es cómo te ves; más bien, es la información y el conocimiento que tiene que compartir. Concéntrate en el valor del mensaje y la información que estás proporcionando y también lo harán todos los demás.

Está bien si te equivocas.

Todos somos humanos; nadie espera que tú lo seas tampoco. De hecho, la autenticidad y la naturaleza sincera de los vídeos en vivo ayudan a que tu audiencia se sienta más querida. Quieren verte y sentir que pueden conectarse y relacionarse contigo. ¡Así que deja que tu verdadero yo brille! Al final del día, ¡diviértete! Todo el mundo tiene algo que compartir, así que difunde tu mensaje.

Postura

A veces todavía me veo encorvada en un espejo y puedo escuchar la voz de mi madre resonando en mis oídos ¡Ponte derecha! ¡Echa los hombros hacia atrás! Ella sabía lo que yo no sabía a esa edad. Todos nos vemos mejor con una buena postura. Cuando estés frente a la cámara, sigue los consejos de mi madre y recuerda mantenerte erguido. Mantén los hombros hacia atrás y la barbilla levantada. Te verás más seguro y, en última instancia, también te sentirás más seguro.

Lenguaje corporal

La forma en que te presentas físicamente le dice a la gente mucho sobre lo que sientes por dentro. No alejes tu cuerpo de la cámara y evita cruzar los brazos durante largos períodos de tiempo. Estas dos cosas pueden hacer que parezcas cerrado o como si estuvieras evitando la comunicación abierta. En su lugar, mira a la cámara y deja que tus brazos cuelguen naturalmente a tu lado. Si eres un hablador manual (como yo), también está bien estar más animado con los brazos y las manos, siempre y cuando no te excedas. Demasiado movimiento puede distraer a su audiencia.

¡Sonríe!

Una sonrisa le dice a tu audiencia que estás feliz de compartir conocimientos con ellos y los ayudará a sentirse mejor contigo.

Pero asegúrate de que la sonrisa sea genuina. Una sonrisa falsa puede hacer que tu audiencia se sienta incómoda. A algunas personas les gusta tener un espejo detrás de la cámara para que puedan ver cómo se ven durante la toma. Si hay un monitor de vídeo disponible, eso también puede ayudar.

Por último… Práctica, práctica y práctica!

Me tomó un tiempo sentirme cómodo frente a la cámara, así que necesitaba hacerlo mucho. Jeremy Sisto (actor y productor norteamericano)

SHARE:
comunicación, hablar en público One Reply to “Como hablar cómodamente frente a la cámara”
Admin
Natalia Bravo

COMMENTS

One comment on “Como hablar cómodamente frente a la cámara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat