2 de agosto de 2021

¿Aburres al hablar o pones color a tu voz?

¡Asegúrate de que hayas terminado de hablar antes de que tu audiencia haya terminado de escuchar!  Dorothy Sarnoff

Se habla mucho de los tips para hablar en público, de cómo perder el miedo, de cómo ser un buen comunicador… bajo mi punto de vista, lo más importante y la mayor dificultad a la hora de hablar en público o ante la cámara es no resultar un peñazo. Es muy aburrido escuchar y ver a alguien que no hace ninguna variación, que permanece en la monotonía.

Siempre digo a mis alumnos que una línea recta es señal de estar muerto. No hay que ser un dinamizador sociocultural para presentar un proyecto o dar una charla, si este no es nuestro estilo. Tampoco hay que confundir la monotonía con la seriedad. Tenemos miedo a no parecer serios y nos revestimos con una capa de monotonía, es decir, de aburrimiento.

Nuestro cuerpo y nuestra voz son los instrumentos perfectos para no acabar durmiendo a quienes te escuchan y te ven. Es una cuestión de variación, de controlar y variar el volumen, entonación, tono… cuando hablamos debemos resultar agradables a los demás, nadie escucha a alguien que le resulta desagradable. Crear interés es muy importante. No solo mantiene a tu audiencia sintonizada contigo, sino que también les ayuda a recordarte a ti y a tu mensaje. Es por eso que la variedad vocal es una de las habilidades más importantes para desarrollar como orador.

A esto lo llamo usar color en la voz, y la idea general es que puedes pintar una imagen que te conecte con tu oyente y evoque una respuesta emocional al usar variedad en los sonidos que creas.

Creo que a veces hay malosentendidos cuando hablamos sobre que todo mensaje tiene una carga emocional y expresiva. Esto no quiere decir que haya que hablar de temas personales o contar historias personales. La carga expresiva y emocional se refiere a cómo puedes llevar tu mensaje de la mejor forma al oyente. Y la forma de hacerlo a través del instrumento de la voz es utilizando la variedad vocal.

La variedad vocal son los aspectos del sonido que, por otra parte, conforman nuestra imagen. Recordad que la voz forma parte de nuestra imagen.

El ritmo es la velocidad a la que pronuncias tus palabras. Puedes hablar de forma rápida o lenta y a distintas velocidades intermedias. Cuando desees que la gente responda con energía, acelera el paso. Cuando quieras que asimilen lo que dices y lo digieran por completo, baja la velocidad. Crea contraste y color enfatizando algunas de tus palabras y variando el ritmo de la pronunciación.

El ritmo es un patrón de sonido creado por contrastes y alteraciones de diferentes sonidos recurrentes. El habla puede tener patrones formales, como en un ritmo poético como pentámetro yámbico, o como ocurre con la aliteración (una serie de palabras que comienzan todas con la misma consonante); y también puede contener patrones de sonido informales. Usa el ritmo para crear color en frases.

Nota: el pentámetro yámbico puede sonar intimidante al principio, pero es simplemente una forma de hablar a la que la audiencia contemporánea de Shakespeare estaría acostumbrada. Solo hay cinco cosas clave que debes saber:

  1. Es un ritmo de verso que se usa a menudo en la escritura de Shakespeare.
  2. Tiene 10 sílabas por línea.
  3. Las sílabas alternan entre ritmos átonos y acentuados, creando este patrón: “ de / DUM de / DUM de / DUM de / DUM de / DUM. «
  4. Shakespeare a veces jugó con esta estructura para crear diferentes efectos. Por ejemplo, cambió el patrón de acento y agregó sílabas para crear variación y énfasis.
  5. En general, los personajes de clase alta hablan en pentámetro yámbico y los de clase baja hablan en prosa.

De «Julio César»: Amigos, romanos, compatriotas, prestadme vuestros oídos. (Acto 3, Escena 2) Intentad aplicar el patrón del punto 3 como si fueran los latidos del corazón. ¿Os suena más dinámico que hacerlo sin ningún patrón? Es la diferencia entre parecer que lo estás leyendo y parecer que lo estás sintiendo y que, por tanto, es verdad.

He comprobado que las personas que están familiarizadas con la poesía porque les hicieron recitar en el colegio o porque les gusta y aquellos que escuchan y han escuchado música a lo largo de su vida, son más propensas a hacer variaciones cuando hablan. Hablar es una cuestión de ritmo y música.

El tono es una propiedad del sonido que describe la frecuencia real de las ondas sonoras que producen un sonido en particular. Una onda de sonido más rápida produce un sonido más alto, mientras que las ondas de sonido más lentas producen sonidos más bajos. El tono no está determinado por la intensidad o el volumen del sonido, sino más bien por las notas que usamos cuando hablamos. Algunas personas realmente suenan un poco como si estuvieran cantando cuando hablan, y otras usan tan poca variedad que las llamamos «monótonas». Practica variando el tono de tu voz para crear color.

El volumen es la suavidad de tu voz. Estás susurrando o gritando. Si hablas demasiado bajo, puedes proyectar una imagen débil; si hablas demasiado alto, puedes sonar enérgico, ansioso o incluso enojado. Puedes usar el volumen para enfatizar tus palabras o ideas.

El contraste es una parte importante del color. Intenta enfatizar tus palabras hablando en voz más baja a veces, sin disminuir la energía.

La duración del sonido es el tiempo que dura cada palabra. Los músicos usan el término legato para describir un sonido suave que se alarga en lugar de recortarlo. Trabajan duro para combinar las notas en una frase. Staccato es el sonido recortado. Hay espacio entre las notas breves. También puedes hacer esto con tu voz. Crea color recortando algunas palabras y alargando las vocales en otras.

CÓMO PRACTICAR EL USO DEL COLOR EN TU VOZ

Todos nos reímos cuando Lionel hizo que el Rey sacudiera la cara, maldijera en voz alta y rodara por el suelo para aprender a hablar sin tartamudear en la película El discurso del rey. Sin embargo, ese tipo de experiencia extrema es la mejor manera, de hecho a veces la única, de cambiar la forma en que has estado hablando toda su vida.

En el caso del color, exagera el elemento de color con el que está trabajando cuando practiques. Y practica esa exageración una y otra vez. Luego vuelve a una entrega más normal pero con el color agregado. Para hacer esto, selecciona las palabras que deseas enfatizar. Prueba los distintos elementos de color. También es útil resaltar visualmente las «palabras de color» con un color diferente para que recuerde enfatizarlas cuando practique.

Cuando combinas estos colores con las habilidades de la cadencia, la memoria emocional y la pausa, comienzas a crear una imagen muy diferente cuando das un discurso o tienes una conversación importante. Y así como cada artista visual tiene su propio estilo único, tú también. Usar el color es una manera hermosa de resaltar tu auténtico yo mientras aumenta su impacto vocal.

La variedad vocal crea interés y ayuda al orador a tener más influencia sobre la audiencia.

¿CÓMO SE CREA LA VARIEDAD VOCAL?

Son cinco aspectos del sonido que crean variedad vocal:

Cadencia: la forma en que terminas una oración. La variedad se encuentra en cadencia abierta versus cerrada.

Velocidad: el ritmo al que hablas. La variedad se encuentra en ritmo rápido versus lento.

Volumen: la variedad se crea contrastando el volumen y la suavidad del habla.

Tono: la variedad se crea al usar más rango en tu voz al hablar. Cada sonido que haces tiene un tono.

Duración: la variedad se crea acentuando o variando la duración de los sonidos creados.

CÓMO LA EXPRESIÓN CREA SIGNIFICADO

Para comprobar la variedad en la duración, haz lo siguiente:

Di «largo» y alarga el sonido de la vocal para ilustrar el significado de la palabra. Por el contrario, di «corto» y abrevia el sonido de la vocal y presiona la «t» para ilustrar el significado de esa palabra.

Este ejemplo muestra cuántas de nuestras palabras ya expresan su significado cuando hablamos.

La verdadera variedad vocal es el uso de sonidos vocales para infundir significado a todas las palabras. Comienza con el reconocimiento de que cada sonido que haces crea una impresión en los demás. A esto le llamo tu imagen vocal.

Utiliza la información de este cuadrante para tener más herramientas. Pregúntate: ¿Cuál es la impresión que doy cuando hablo lento y suave, o alto y rápido, con vocales y consonantes cortas y largas? ¿Es negativo o positivo, y cómo puedo usar esa combinación de atributos para crear más interés y también para crear la impresión que quiero? Escucha también a otros oradores o actores de películas. ¿Cómo utilizan la variedad vocal para expresar emociones? ¿Qué imagen vocal transmiten los patrones de sonido que crea cada persona?

Respiración: la clave seductora para desbloquear tu variedad vocal

Todo el mundo respira. Es una de las cosas más naturales que hacemos. Sin embargo, si le preguntamos a los cantantes que nombren la parte más importante de la técnica vocal, 9 de cada 10 dirán «respiración».

Entonces, ¿hay alguna forma especial de respirar que mejore tu voz? ¡Sí!

Consejos prácticos para la vida diaria:

Pierdes tu aliento, pierdes tu voz.

En el cuento de Edgar Allen Poe, «Loss of Breath», el narrador pierde el aliento cuando está a punto de reprender a su esposa. Excepto por algunas expresiones parecidas a las de una rana, su voz también se detiene con su respiración. Conmocionado por esto, agoniza, filosofa y trata de ocultar su condición, todo en vano. Finalmente, encuentra su voz cuando recupera el aliento. Aunque la historia es un poco macabra (al fin y al cabo es Poe), subraya el hecho de que si pierdes el aliento, pierdes la voz… y que nunca es una buena idea reprender a tu esposa…

Entonces, ¿cómo se respira para hablar mejor? Bueno, mira respirar a un bebé. Verás que parece respirar desde el estómago, pero en realidad está usando sus músculos abdominales.

Siéntate hacia adelante en una silla y deja que los músculos del estómago se relajen. Respira por la nariz e imagina que eres un jarrón y lo vas a llenar de agua. Primero llena tu abdomen, luego las costillas inferiores (debes sentir que se expanden) y luego hasta la barbilla. Aguanta la respiración mientras cuentas hasta diez.

Ahora exhala lentamente. Mientras exhalas, mantén las costillas expandidas y contrae el abdomen como lo harías si estuviera haciendo un crunch abdominal (crujido), es decir, los músculos abdominales inferiores deben entrar primero como si estuvieras enrollando un tubo de pasta de dientes. (Ya que no eres un tubo de pasta de dientes, mantén el pecho hacia arriba mientras exhalas).

Repetir. Una vez que hayas dominado el ejercicio sentado, practica incorporarlo al hablar.

La clave para recordar es que la respiración debe ser lenta y expansiva. Si haces el ejercicio correctamente, tu estómago entrará mientras tu pecho permanecerá afuera y se expandirá. La práctica de esta técnica proporciona muchos beneficios:

  • El conocimiento de tu respiración te permite respirar con mayor eficacia.
  • Una postura adecuada para respirar crea una apariencia fuerte y segura. Una respiración más profunda también te hace sentir más seguro y fuerte.
  • La respiración profunda disminuye la tensión y ayuda a concentrar la actividad intelectual.

Variedad respiratoria y vocal

Ya hemos visto que el ritmo es la velocidad de entrega del mensaje. En general, para la variedad vocal, se anima a variar el ritmo acelerando y reduciendo la velocidad de manera apropiada para el mensaje que estás transmitiendo. Sin embargo, algunas personas tienen problemas con el ritmo debido a la dificultad para respirar.

Hablar demasiado rápido a menudo es el resultado de no detenerse a respirar con la suficiente frecuencia.

Solución: para ralentizar el habla con la respiración, respira conscientemente antes de comenzar. Recuerda detenerte y respirar entre ideas. La próxima vez que practiques una presentación, tómate el tiempo para inhalar y exhalar profundamente cinco veces antes de comenzar a hablar. Luego, respira profundamente una vez más y exhala vigorosamente en sus primeras palabras.

Hablar demasiado lento también puede deberse a no tomar y usar suficiente aire.

Solución: No usar suficiente aire puede hacer que una persona suene aburrida y sin vida. Esto también puede deberse a una mala postura. Practica la técnica de respiración anterior, prestando especial atención a la postura. Asegúrate de mover ese aire con los músculos abdominales mientras hablas. Exagera este último cuando practiques para que realmente sientas la respiración en el sonido. Al respirar más profundo y luego usar todo el aire de tu sonido, creas un sonido más enérgico y te sientes con más energía también.

El tono está determinado por las notas que usamos cuando hablamos. Sí, usamos notas cuando hablamos como lo hacemos para cantar. Sin embargo, las notas habladas son aleatorias, están ordenadas de manera informal y, por lo general, tienen una duración más corta que las notas que cantamos. Para crear variedad vocal, usa diferentes tonos para hacer su sonido más interesante. A veces, los problemas para crear variedad en el tono pueden ser el resultado de una mala técnica de respiración. Aquí hay dos de estos problemas, sus posibles causas y algunas formas de solucionarlos:

Una voz demasiado aguda y fina puede ser el resultado de una respiración superficial (sin expansión y apoyo abdominal).

Solución: La solución para la respiración superficial es relajar el abdomen y dejar caer el aire hacia abajo. Esto también relaja la laringe para que no suba tan alto. Una laringe alta puede crear un sonido más agudo y delgado.

Si tu voz suena apretada o tensa, o demasiado baja, es posible que no estés usando todo el aire que toma.

Recuerda que hablar demasiado bajo puede dañar la voz.

Otra lección de la prosa de Poe es que puedes producir un sonido sin respirar. El escribe:

Descubrí que si yo, en esa interesante crisis, hubiera bajado mi voz a un tono gutural singularmente profundo, aún podría haber continuado … este tono de voz (el gutural) dependiendo, encuentro, no de la corriente de la respiración, sino de un cierta acción espasmódica de los músculos de la garganta.

Si no quieres limitarte a un gruñido gutural, el aire debe fluir libremente en tu voz. Puedes mejorar un sonido tenso practicando un sonido entrecortado y luego añadiéndole gradualmente más y más sonido vocal. A esto lo llamo «energizar la voz». También tiene el efecto de hacer que la variedad de tonos sea mucho más fácil de lograr porque la voz se vuelve libre para moverse y crear más tonos. Si lo haces correctamente, ¡definitivamente sentirás la libertad en tu voz!

Pausa

La conciencia de la respiración crea pausas naturales. Al hablar, las pausas son los silencios dorados que permiten a tus oyentes asimilar lo que estás diciendo. Son los “latidos” que usa un actor entre frases; son ese algo especial que conduce a un «momento mágico». Es importante destacar que las pausas también nos dan tiempo para respirar.

Cómo aplicar la respiración a las pausas

  • Respira antes de pronunciar tus primeras palabras. Tomar ese primer respiro te permite alinearte física, mental y emocionalmente. También permite que tu laringe se estimule pero se relaje. Y finalmente, hace que el oxígeno fluya para que puedas pensar con más claridad y verte lo mejor posible.
  • Se consciente de tu respiración. Es sorprendente ver cuántas personas simplemente se olvidan de respirar cuando están frente a una audiencia. Los nervios pueden desempeñar un papel importante en el olvido de respirar y la falta de aliento. Así que la solución a corto plazo para esto, ¡es hacer una pausa y respirar! Sin embargo, la solución a largo plazo es practicar la conciencia de tu respiración durante todo el día. La conciencia de la respiración genera pausas naturales. Cuanto más practiques, más probable será que recuerdes respirar cuando hables en público.

Potencia

La potencia vocal tiene que ver con el impacto que tu sonido tiene en los demás. Tu poder vocal personal puede encontrarse en el tono de tu sonido o en cómo expresas un pensamiento. La potencia puede aumentar o disminuir por la forma en que respiras y cómo usas la respiración.

El sonido se mueve en el aire, por lo que necesita tener aire para obtener un sonido potente. Puedes hablar en voz alta, pero si no incorporas ese aire en tu sonido, estarás gritando… y el impacto en los demás puede ser bastante diferente de lo que pretendías. Además, mantener el aire en movimiento con el sonido permite un maravilloso control de tu voz para que puedas usar todas las técnicas de variedad vocal de manera más efectiva.

Un orador poderoso es aquel que está relajado y cómodo. Una voz poderosa es relajada y cómoda. Respirar profundamente relaja la laringe, de modo que la voz puede asentarse en un sonido natural y cómodo en lugar de uno artificial o forzado.

Trata de practicar una buena técnica de respiración varias veces al día y pronto la incorporarás naturalmente a su conversación diaria. Practica la respiración mientras conduces. Tus manos se levantan mientras conduces, lo que facilita mantener el pecho en alto. ¡Y practicar la respiración también puede aliviar significativamente la rabia en la carretera! Practica la respiración mientras estás sentado. Siéntate en el borde de la silla y practique 10 respiraciones tres veces al día. Practica la respiración cuando estés a punto de irte a dormir o acostarte en el suelo al final de una sesión de entrenamiento. Cuando está acostado, es más fácil aislar los músculos abdominales y fortalecerlos para una respiración adecuada. (Incluso puedes poner un libro en tu abdomen para exagerar la forma en que usas estos músculos para tener una mejor conciencia de cómo hacer esto correctamente. Observa cómo el libro sube y baja mientras respiras «con el estómago»).

La prueba final y real, por supuesto, vendrá en cómo de bien incorporas la buena respiración en tus presentaciones. El día de su gran presentación, recuerda practicar conscientemente el uso del aire que tomas. Tómate el tiempo para inhalar y exhalar profundamente cinco veces antes de comenzar a hablar, luego respira profundamente una vez más y respira en tus primeras palabras. No olvides reducir la velocidad y respirar de vez en cuando durante el transcurso de una charla frente a una audiencia.

CÓMO HABLAR CORRECTAMENTE

Si quieres transmitir una imagen positiva al hablar en público y lograr que las personas te presten su atención, asimilen tu mensaje y se dejen persuadir por tus palabras; necesitas desarrollar un buen dominio de tu voz, para que evites escucharte monótono, aburrido y repetitivo.

Por eso es importante que adquieras la habilidad de proyectar el volumen, la modulación, y el ritmo adecuados en tu voz para mantener a tu audiencia atenta a tu mensaje.

Los siguientes ejercicios te ayudarán a lograrlo:

EJERCICIO 1. Proyecta el volumen preciso.

Es importante que el volumen de tu voz no sea muy fuerte, ya que puede abrumar y aturdir; ni tampoco demasiado sutil como para poner a dormir a las personas. Debes proyectar el nivel de volumen preciso, y esto lo puedes lograr utilizando correctamente tu respiración. Este ejercicio consiste en controlar conscientemente la cantidad de aire que exhalas, ya que de eso depende el volumen de tu voz.

  1. En primer lugar adopta una posición cómoda, relaja tu cuerpo y realiza de 3 a 5 respiraciones profundas.
  2. Inhala nuevamente, coloca el dorso de tu mano frente a tu boca y empieza a exhalar de manera suave y continua, de tal forma que en tu mano puedas sentir un flujo de aire constante y controlado. Realiza este paso varias veces colocando tus labios en forma ovalada, como si estuvieras pronunciando la vocal “O”, pero sin emitir sonido.
  3. Ahora repite este paso pronunciando el sonido “ooo” o algunas palabras de ensayo, y experimenta disminuir el volumen al mínimo, donde apenas te escuches; y después aumentándolo al máximo volumen de voz hablado que puedas emitir, sin llegar a gritar. Todo esto mientras mantienes relajada tu garganta; no permitas que se tense por hablar más fuerte, recuerda que la clave está en la respiración.

Un error muy común que algunas personas cometen es que ejercen mucha tensión en su garganta cuando intentan elevar el volumen, y eso provoca que se lastimen y que su voz no se proyecte bien debido a que su garganta se cierra.

Un tip importante para una buena respiración: Los hombros deben de mantenerse nivelados, sin levantarse, tu espalda recta, y no debes hacer demasiado esfuerzo. Cuida que no sea una respiración forzada, sino más bien fluida y rítmica; recuerda que no es necesario llenar completamente tus pulmones antes de hablar, en realidad no se necesita tanto aire, así que mantén simplemente una respiración profunda, a nivel abdominal, pero natural.

EJERCICIO 2. Exprésate con una voz clara y bien definida.

La dicción es aún más importante que el volumen. Hay gente que tiene un volumen de voz adecuado, pero arrastra las palabras y es complicado entender fácilmente lo que están tratando de decir. En cambio, existen presentadores que no necesitan elevar tanto el volumen, ya que su voz es muy clara, y así logran que cada una de las personas presentes en la sala les entiendan perfectamente.

Si desarrollas una buena dicción, tu voz será nítida y fácil de entender, y tu público disfrutará escucharla.

Un ejercicio de articulación y dicción que te puede ayudar es concentrar tu atención en tu lengua mientras hablas. Practica pronunciando tu discurso frente al espejo y verifica que tu lengua realice movimientos completos. También puedes practicar con trabalenguas. Por ejemplo:

“El cielo está enladrillado. ¿Quién lo desenladrillará? El desenladrillador que lo desenladrille, buen desenladrillador será.”

Además de esto, ten presentes las siguientes recomendaciones que te pueden ayudar a mejorar tu dicción, y a lograr una voz clara y bien definida:

  • Empieza siempre hablando despacio y con claridad,
  • Abre tu boca lo suficientemente amplia para que el sonido no se obstruya,
  • Emite completamente todos los sonidos de cada palabra, y si te encuentras con palabras difíciles de pronunciar, practica decirlas en voz alta repetidamente:

Anticonstitucionalmente,
Esternocleidomastoideo,
Paralelepípedos,
Otorrinolaringología,
Desoxiribonucleico.

EJERCICIO 3. Desarrolla una voz fluida y dinámica.

El objetivo es que logres controlar la dinámica de tu voz para que varíe de acuerdo con la intensidad del mensaje que estás entregando. Para lograr esta variedad, trata de iniciar y terminar tus oraciones con una entonación y un volumen diferente, ya que si repites el mismo patrón de bajar o subir el tono de manera similar, te vuelves predecible, y esa monotonía puede resultar aburrida para las personas.

Este ejercicio es muy sencillo, y si lo realizas frecuentemente, descubrirás que tú tienes una gran variedad vocal que no has aprovechado al máximo. Lo que vas a hacer es leer en voz alta algún fragmento literario de tu agrado, o un discurso que te entusiasme; pero lo vas a leer de una manera inusual, haciendo subidas y bajadas drásticas en la dinámica de tu voz. No te preocupes si no se asemeja a tu manera normal de hablar, lo importante es que lo tomes como un experimento. Por ejemplo:

“La vida está llena de decepciones, fracasos y contratiempos. Pero ningún obstáculo puede detenerte de forma permanente. Tú tienes el poder para superar cualquier situación que la vida te presente. No hay nada tan poderoso como una mente positiva y enfocada. Rodéate de personas que te brinden su apoyo y te recuerden cuán importante tú eres. Ninguna persona, situación o circunstancia puede definir tu valor como persona. No te des por vencido ni dejes de creer que es posible. La grandeza está en tu interior.”

EJERCICIO 4. Proyecta un tono de voz natural.

Un error muy común es el de fingir la voz. Esto se da muchas veces porque al pasar al frente y hablar frente a un grupo de personas, queremos exaltar el volumen de manera excesiva, y esto provoca que nuestro tono de voz se altere. Este error puede causar que tu público no crea en tus palabras al no percibir tu voz auténtica, y además, que tu garganta termine fatigada después de unos pocos minutos de participación.

Por eso es importante que tengas presente que para hablar en público y motivar a las personas no es necesario gritar ni elevar demasiado el tono. El éxito de tu presentación vendrá como resultado de la estructura sólida de tu mensaje, y de que seas capaz de relajarte y hablar con toda tu audiencia como si estuvieras en una plática casual con cada una de las personas presentes.

Para lograr esto te sugiero que realices un ejercicio donde pongas en práctica lo que aprendiste en los 3 ejercicios previos. Es decir, vas a emplear una buena respiración para darle el volumen adecuado a tu voz, vas a expresar tus palabras con claridad, vas a practicar la dinámica de tu voz, y además, vas a tratar de darle prioridad a tus tonos de voz más graves.

Porque una voz grave, a diferencia de la voz aguda y chillona, tiende a provocar en las personas una sensación de formalidad, seguridad y convencimiento.

Esto no significa que vayas a caer en el extremo de usar un tono de voz totalmente grave y monótono todo el tiempo, es muy importante que le inyectes a tu voz la dinámica y variedad que aprendiste en el ejercicio anterior. La situación ideal es que encuentres y proyectes tu tono de voz natural, el mismo con el que te expresas todos los días en tu vida cotidiana, claro que con más entusiasmo.

“La vida está llena de decepciones, fracasos y contratiempos. Pero ningún obstáculo puede detenerte de forma permanente. Tú tienes el poder para superar cualquier situación que la vida te presente…”

EJERCICIO 5. Encuentra el ritmo adecuado.

Todos hablamos a una velocidad diferente, así que la regla es sencilla: encuentra un ritmo con el que tú te sientas cómodo y que consideres adecuado para el mensaje que vas a transmitir.

Algo que te puede resultar muy útil es esta práctica: Pronuncia tu discurso en voz alta mientras realizas cambios drásticos en la velocidad de tu presentación. Hay fragmentos y puntos específicos que tenemos que entregar más lentamente para asegurarnos de que la idea sea captada fácilmente por la audiencia. Y por otro lado, cuando realices un repaso de una idea o una recapitulación de algo que ya dijiste previamente, es mejor si lo haces lo más rápido y sintetizado que te sea posible.

EJERCICIO 6. Dale a tu voz un toque atractivo de escuchar.

Ya hemos hablado de que hay algunos tipos de voz más agradables que otros. Todos tenemos una voz única, y eso es algo que no podemos cambiar. Aun así, tú puedes darle a tu voz un toque más agradable, y esto lo puedes lograr de una manera tan sencilla como sonreír.

Sonreír ligeramente mientras pronuncias tu mensaje, hace que el color de tu voz sea más atractivo. Además, de esta manera las personas que te escuchan van a percibir calidez y empatía en tu manera de hablar, que complementada con las técnicas de los ejercicios anteriores, se convertirá en una voz más agradable e interesante.

EJERCICIO 7. Habla con convicción y persuasión.

No es lo mismo pronunciar un mensaje de motivación con una voz endeble y débil:

“No te des por vencido ni dejes de creer que es posible. La grandeza está en tu interior…”

Mejor practica todos los días para que adquieras la experiencia de hablar con una voz segura, que demuestre que estás totalmente convencido de lo que estás diciendo:

“Ninguna persona, situación o circunstancia puede definir tu valor como persona. No te des por vencido ni dejes de creer que es posible. La grandeza está en tu interior.”

Intenta pronunciar tu mensaje con más convicción cada vez que lo practiques, sin dejar de transmitir naturalidad. Puedes utilizar alguna aplicación o dispositivo que te permita grabar tu voz en audio. De esta manera podrás escuchar tu grabación y repetir el ejercicio haciendo las correcciones necesarias en el volumen, claridad, dinámica, entonación, ritmo, atracción y convicción de tu voz.

HABLAR CON ENTUSIASMO ES CLAVE

El entusiasmo que logres impregnarle a tus palabras juega un papel crucial en el poder persuasivo para convencer a tu público. Haz tuyo el mensaje; siente y vive de manera congruente cada una de las palabras que salen de tu boca.

Ningún arte ni aprendizaje se puede cultivar sin entusiasmo MURASAKI SHIKIB

Al final de este vídeo te cuento el truco final para tener una voz perfecta…

SHARE:
hablar en público 0 Replies to “¿Aburres al hablar o pones color a tu voz?”
Admin
Natalia Bravo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *